No limpiar el retenedor puede hacer más daño del que cree



Es fácil pensar que la peor consecuencia de saltarse la limpieza de un retenedor puede ser sólo un ligero olor fétido procedente del plástico, o un residuo de saliva costroso. Sin embargo, no lavar regularmente nuestras piezas bucales puede acarrear riesgos para la salud que no son tan visibles a simple vista. MIRA EL SIGUIENTE VIDEO PARA VER LA INFORMACION COMPLETA.